jueves, 5 de diciembre de 2013

UN MAPA...

...también puede convertirse en una obra de arte. ¿Puede un mapa ser una poesía?
Me recuerdo tirado al lado de la tienda de campaña en el campo base del Aconcagua, Plaza de Mulas que le llaman. El mal de altura leve es lo que tiene, sobre todo, quita las ganas de hacer cualquier cosa. No soy consciente de haber estado pensando nada en concreto, o tal vez: ¿quién me mandaría a mí meterme en esto? o ¡demasiado arroz para tan poco pollo! En esas estaba cuando pasó a mi lado un porteador argentino que venía de arriba, sin carga ya, y con la cara abrasada del sol, el frío y el viendo de muchos días. Me miró con una sonrisa en la cara y simplemente dijo: ¡no se abandone!
Ayer bajé de golpe más de un millón de escalones, sin esperarlo, como una bofetada bien dada... pero fui capaz de darme la vuelta y subir uno con las manos temblorosas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada