domingo, 15 de diciembre de 2013

CLIC

Siempre fui de Los hombres de Paco; humor facilón para sonreír vergonzoso o reír a carcajadas con lágrimas después de las esquinas de días desordenados con mil y una incertidumbres.
Cuando los necesité volví a ellos para sonreír e incluso reír con miedo para asegurarme de que nadie puede verme, porque incluso, no estoy seguro de que la sonrisa o la risa sean oportunas...
En uno de los capítulos, titulado "El clic", define de una forma "cómica" el momento en que el cerebro por cualquier motivo que desconocemos y no podemos forzar, hace clic y nos conduce en otra dirección sin mayores problemas acabando con paranoias, con obsesiones, con duelos, con dolores imposibles... Si supiéramos como gestionar este clic la vida, desde luego, sería mucho más fácil en determinados aspectos relacionados con la intensidad de los sentimientos que suelen meter nuestros pasos en terrenos pantanosos.
Tal vez, ocasionalmente, el clic tiene que ver con el maravilloso "séptimo sentido" del que habla el mítico alpinista Kurt Diemberguer: "El séptimo sentido es la facultad de reconocer dónde se encuentra la autorrealización, y el impulso para llevarla a cabo...". Eso es... una especie de "grito hacia arriba". Pero, ¡claro! la existencia de este sentido, el séptimo, arrastra un "sexto sentido" que alerta y protege continuamente del séptimo.
El clic tiene, en esta ocasión, música fácil de Dana Kerstein, en concreto un tema triste (claro) My soul ghost; "...I hear silent whisper/and I know you are a ghost...". Aunque también puedo recordarme balanceándome despacio con los ojos cerrados escuchando Yours de los Blues Travelers.
Y... una imagen dura, durísima, despiadada, hermosa...

Sierra norte de Sevilla. 22/04/2013. 20:04 h

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada