domingo, 8 de septiembre de 2013

UN PETIT CADEAU

Coleccionistas de atardeceres irreales.
Yo también esperé...no tenía otra cosa que hacer.
Desde la tienda roja, allí arriba.
Quiero y no puedo, los ojos se niegan...fue el duende.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada