lunes, 23 de diciembre de 2013

CUETO DE ARBÁS. LEITARIEGOS. LEÓN-ASTURIAS.

Ruta clásica del Cueto de Arbás desde el puerto de Leitariegos pasando por la laguna de Arbás.
Pincha aquí para descargar el TRACK GPS de la ruta.
A partir de un día... un día no demasiado lejano del que ya dudo si existió, las lagunas adquirieron un significado especial que no se irá... no se irá nunca.


Cuenta la leyenda, que en las cercanías del pueblo de Leitariegos habitaba un enorme cuélebre, como sabéis los cuelebres suelen guardar o bien algún tesoro o tienen retenida una mora, se alimentan de lo que les dejan los aldeanos y del ganado que les roban, alguna vez suelen devorar a personas, pero es raro este suceso.
Como decía y situándonos en Leitariegos el cuélebre hacia estragos entre el ganado de los vecinos y que como solía devorar a un persona la noche de san Juan, los vecinos decidieron en una asamblea tomar medidas contra la bestia que les amenazaba constantemente.
Deciden que uno de ellos debe de ir al encuentro y luchar contra el cuélebre, tras un breve silencio uno de ellos, Lolín, levanto la mano y acepto el reto.
Salió temprano esa mañana y enfilo el sendero que conduce a la laguna de Arbás, con solo un apero de recoger la hierba como arma, sabía que el punto débil de un cuélebre es su garganta, también se les daba hogazas de pan rellenos de alfileres o con piedras al rojo vivo.
 Cuando llevaba un buen trecho y a la altura de un paraje conocido como “el cagadeiro la vietsa” se encontró con una anciana que le reconoció, Lolín se sorprendió por ello y escucho lo que la anciana tenia que decirle, esta sabiendo a lo que iba le entregó un rosario y le dijo:
-“ pónselo en la garganta al cuélebre y si tienes fe...te salvarás “-
Lolín emprendió camino y guardó el rosario, confiaba mas en su pala de dientes, de repente sintió un ruido que casi le paraliza, estaba cerca, el encuentro fue inevitable, el cuélebre tras una breve observación, lanzo un ataque tras otro contra el pobre e indefenso Lolín, que a penas podía aguantar, cuando de repente se acordó del rosario ,lo sacó y dejándose coger por el cuélebre se lo colocó a punto de ser devorado, el cuélebre sintiendo un dolor inmenso soltó a Lolín, el ardor, el fuego que sentía en su garganta era tan fuerte que se zambulló en las aguas de la laguna, intentando salir hacia abajo hizo un agujero y se cree que como van a morir al fondo del mar, llego hasta el mismo de ahí la creencia de que la laguna es un ojo de mar, desde entonces un remolino cruza la laguna de lado a lado y todavía hoy
sigue desapareciendo alguna vaca cuando va a beber…….









No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada